Un minuto en mi corazón


Esa noche en que el fuego nos iluminaba
te tuve junto a mi y te poseí entre mis brazos
sentí tu piel que ardía junto a la mía
y disfrute ese instante como adivinando que no volverías
pues ahora no me quieres y me dices porquería.
Siento caer la noche y esta fría como aquella,
en la cual tus brazos me dieron amor al yo temblar,
no temblaba de frío, sino de pensar que la próxima mañana no estarías
y así fue, tal como llegaste partiste sin decir donde irías.

2 comentarios:

  1. KE BONITO POEMA SIGUE ASI, TU BLOG ESTA MUY PADRE GUE PUBLICANDO KE LO HACES MUY BIEN... MUY LINDO TU SITIO.FELICIDADES POR TODAS TUS PUBLIKACIONES...


    ATTE:MARIPOSA DORADA

    ResponderEliminar
  2. Esta muy bn tu blog, es la primera vez k lo veo y me gusto.
    Suerte y adelante. :)

    ResponderEliminar