-->

Suscribete al Blog

Tan solo ingresa tu e-mail y confirma tu suscripción. Recibe los poemas, los consejos y los tratados en tu bandeja de correo

Este Blog Posee


Un Blog de Amor en Facebook

Tema

EL COLECCIONISTA DE INSULTOS









En los días que corren es conveniente cederle un espacio a esta alegoría budista que trascribe Paulo Coelho y que hará pensar a muchos.

Cerca de Tokio vivía un gran samuray, ya anciano, que se dedicaba a enseñar el budismo zen a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que era capaz de vencer a cualquier adversario. Cierto día un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos pasó por la casa del viejo. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación: esperaba que el adversario hiciera su primer movimiento y, gracias a su inteligencia privilegiada para captar los errores, contraatacaba con velocidad fulminante. El joven e impaciente guerrero jamás había perdido tina batalla. Conociendo la reputación del viejo samuray, estaba allí para derrotarlo y aumentar aún más su fama.

Los estudiantes de zen que se encontraban presentes se manifestaron contra la idea, pero el anciano aceptó el desafío, Entonces fueron todos a la plaza de la ciudad, donde el joven empezó a provocar al viejo. Arrojó algunas piezas en su dirección, lo escupió en la cara y le gritó todos los insultos conocidos, ofendiendo ' incluso a sus ancestros. Durante, vanas horas hizo todo lo posible para sacarlo de casillas, pero el viejo permaneció impasible. Al final déla tarde, ya exhausto y humillado, el joven guerrero se retiró de la plaza.

Decepcionados por el hecho de que su maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron:

¿Cómo, ha podido soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usó su espada, aun sabiendo que podría perder la lucha, en vez de mostrarse como un cobarde ante todos nosotros?

El viejo samuray repuso:

Si alguien se acerca a ti con un regalo y no lo aceptas, ¿a quién le pertenece el regalo?

Por supuesto, a quien intentó entregarlo respondió uno de los discípulos.

Pues lo mismo vale para la envidia la rabia y los insultos añadió el maestro. Cuando no son aceptados, continúan perteneciendo a quien los cargaba consigo.

Nadie nos arremete o nos hace sentir mal: somos los que decidimos cómo sentirnos. No culpemos a nadie por nuestros sentimientos: somos los únicos responsables de ellos. Eso es lo que se llama asertividad

0 comentarios:

Publicar un comentario

Evite errores con el formulario incrustado copiando y pegando su comentario ó escribiéndolo usando cualquiera de los siguientes sistemas:
Abrir Pop-Up| Abrir nueva pestaña

Populares

  • Ella siempre tiene una sonrisa su inocencia te cautiva, ella vive en la verdad ella es musa, es aire, es compasión que se quiebra como un cristal cuando sien...
  • No sabia que el silencio daña mas que la memoria ni que el tiempo y el espacio son besar tu boca
  • Si empiezas a ver todo lo bueno que te trae equivocarte entonces te darás cuenta que cada vez vas aprendiendo más, y que la vida es cuesta arriba y tiene...
  • Es ella la que lleva al cielo de la mano la que te quiere tal y como eres esa que llena el mundo de alegría y fantasía Es ella la que te resalta toda tu locu...
  • es muy difícil crear y muy fácil destruir es muy fácil bajar y aún más difícil es volver a subir es muy fácil negar ,difícil reconocer es muy fácil caer,d...
  • Amarte a ti es lo más hermoso que me pudo suceder tenerte a mi lado es algo que no puedo entender solía pensar que la vida no me iba a dar mas pero no fue as...