Mostrando entradas con la etiqueta Infidelidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Infidelidad. Mostrar todas las entradas

Como enfrentar y superar la infidelidad de tu pareja

Uno de los golpes más fuertes que puede sufrir una relación es la infidelidad. Cuando se es infiel, se rompe algo especial que para muchas personas es imperdonable e inolvidable. Se destruye la confianza, produce inseguridad y a veces manipulación por la pareja, queriendo justificar su infidelidad al culparle por su traición.
De acuerdo a su experiencia, la orientadora Gina de Castelblanco comenta: “La infidelidad es clavar un cuchillo en el corazón del otro. Dejar de ser infiel es sacar el cuchillo pero recuperar la confianza es curar la herida y esta nunca se cura de un día para otro. A veces creemos que cuando se acaba la infidelidad todo está arreglado y nos olvidamos de aquella herida en el corazón”.
Los especialistas recomiendan confesar el desliz sin entrar en detalles. No auspician el divorcio si la única causa es la infidelidad porque puede ser un error irreparable cuando existen otros factores rescatables en la relación. Aconsejan reflexionar sobre los valores que un día los llevaron a la unión y si estos siguen siendo válidos, preguntarse si vale la pena continuar con su pareja en lugar de perderlo todo por un error.
Piensa en todas las cosas buenas, también sin dejar de pensar en ti, en tus sentimientos, busca toda la ayuda posible para poder continuar con el matrimonio sin llegar afectar tu vida. tus emociones

Enfrentando la situación:

La infidelidad es un asunto delicado de tratar por lo cual es muy necesario tomar una terapia de pareja para poder llegar a un entendimiento de los acontecimientos

La infedilidad

Uno de los signos que nos pueden llevar a pensar que nuestra pareja nos es infiel son los cambios notables en las actividades cotidianas.

Un cambio de actitud, un comportamiento diferente que aunque trate de disimular, lo podemos identificar por que conocemos a nuestra pareja; nos puede llevar a la terrible sospecha de otra persona en su vida afectiva. Y si a lo anterior le sumamos que la relación no anda bien, se encuentra debilitada o es muy problemática, entonces con más razón podemos creer en la existencia de una infidelidad.