El dolor de tu ausencia


Una lágrima cae en mi mejilla
porque tú te vas.

Un dolor en el pecho me martiriza
al pensar que no te volveré a ver.
El tiempo se pone en mi contra
porque acelera su paso.

La niebla del amanecer empaña
mi destino.
El viento sopla fuerte y te aleja
cada vez más.

Y me pregunto: ¿En qué momento
te dejaré escapar?

¿Qué fue lo que hice para hacerte marchar?
Y con un murmullo me contestas
en el momento en que me dejaste de amar,
Y sólo te digo que nunca te dejé de amar,
tan sólo no te lo pude demostrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario